lunes, 5 de febrero de 2018

DECORAR LA MESA: POR MARTA DEL BLOG J´HABITÉ

Como sabéis mi blog pertenece a una red de blogs  NETISIMMAS , de la que formamos parte mujeres con blogs de diferente temática.
Para que vayáis conociendo a mi familia Netisimmas hoy os traigo un blog invitado que os va a enamorar.
Se trata de J´HABITÈ un blog sobre decoración en el Marta Besada su creadora nos enseña las claves para tener una casa preciosa, además nos mantiene informadas sobre las últimas tendencias sobre decoración y hace que nuestra pasión por la decoración crezca y mantengamos la ilusión por el aspecto de nuestra casa siempre vivo.
Marta es una artista plástica que estudió Bellas Artes y su gran pasión por la decoración (siempre tan ligada con el arte ), la hizo formarse también como Decoradora, su blog es un reflejo de su alma más artista y creativa, así que sin más os dejo con ella, con un post precioso y muy práctico sobre como decorar nuestra mesa cuando tenemos invitados.

“ EL ANHELO DE LA MESA”

J´HABITÈ


Cada vez que viene alguien a comer a casa se encienden todas mis alarmas. En el buen sentido. Mi cabeza comienza a pensar en colores, cubiertos, jarrones y manteles, bueno de cuando en cuando en qué voy a cocinar también.

Para mí la mesa debe ser un mundo paralelo; ajeno al resto de la casa, jardín, balcón; lo que en ese momento nos rodee a mí y mis invitados. Esto es, la mesa en como un juego en el que escribo una palabra en un papel y todo gira alrededor de ella. En el momento en el que uno se sienta da comienzo la partida; nos vemos envueltos en un ilimitado discurso de colores, formas, reflejos, olores, miradas, sonrisas, diálogo. La comida es un gran estímulo y nadie lo pone en duda, las buenas compañías el mejor de los regalos, un buen vino, un ambiente propicio; todo ello debemos vestirlo para la ocasión y ahí entrar a jugar en primera división.

Y como si me dejas me enrollo sin remedio, te diré sin más preámbulos que mi compañera Macamen dueña y creativa donde las haya de Tarde de Hadas, me ha pedido que vista una mesa, y como os podréis imaginar he tardado cero coma en decir que sí entusiasmada con la idea de sacarme de la chistera un sarao, aunque este vaya a ser en la intimidad de mi cambiante comedor. Y voilá!

J´HABITÈ

Donde vivo lleva unos cuantos días, semanas, lloviendo con mis consecuentes duchas de exterior, mis catarros, afonías y malaspalabras bajo un paraguas. Necesito que los rayos del sol me devuelvan al buen humor. Aunque mi mesa pretenda ser un anhelo de la época estival, tengo la suerte de que en esta época florecen en plenitud las mimosas, recordándonos que todo llega, y haciendo menos grises los días de invierno. Amarillos, verdes, azules, el blanco de los corales y el reflejo del mar que se convierte en hojas plateadas que viven sobre mi mesa.

 
J´HABITÈ

J´HABITÈ

La mesa se llena de vegetación después de ser ansiosamente regada por la lluvia y crece; tras los días grises nace el verde, la luz y eso es lo que necesitaba llevar a esta mesa. La brisa del mar en forma de corales, de conchas que he ido cogiendo por distintas playas de la costa española y del verde en la vajilla, en las ramas, en el mantel. Todavía no os he dicho que soy gallega?, verde y más verde… nuestro mayor tesoro que nos ganamos a pulso año tras año de lluvias aparentemente interminables.

J´HABITÈ
 
J´HABITÈ

J´HABITÈ

J´HABITÈ

J´HABITÈ
 
Mi mesa no deja de ser un anhelo de lo que vendrá, de la ilusión de las mesas al aire libre con amigos, de tertulias levantando las copas y los destellos del sol en las bandejas que se llenan de productos frescos. Macamen, ¿te apuntas? Bon appetit.        Marta Besada

domingo, 14 de enero de 2018

MAGDALENAS DE PUEBLO


Ya estoy aquí de nuevo, desde el año pasado que no escribo nada y es que la temporada "belenística" (mis Belenes tarde de hadas ) me han tenido liadísima y después, entre las fiestas......,  los virus que nos hemos ido rotando y compartiendo como buenos familiares me han tenido alejada del blog mas tiempo del que me gustaría.
Pero aquí estoy por fin, con un millón y medio de propósitos para este año que empieza, y es que como soy bastante caótica para cumplir objetivos arrastro muchos de los propósitos de otros años y claro la lista va creciendo..... y creciendo...ja,ja,ja, pero bueno..... y  la ilusión que hace renovar propósitos cada año!.

Pues uno de mis propósitos de este año, es no comprar nada de repostería industrial, y hacer todo en casa, ya hago mucho pero este año me voy a poner radical en este aspecto para intentar dentro de tomar cosas dulces, que sean lo más saludables posibles y sin aditivos insanos que sin duda sobran.

Así que animada por el blog Cocinado sabores ( que organiza unos retos muy divertidos en Instagram) me he decidido a hacer las clásicas Magdalenas de pueblo, una receta de la que todos tenemos alguna en casa heredada de abuelas y madres cocineras, yo quiero compartir con vosotras la mía por si queréis animaros a probarla.


INGREDIENTES:

200 gr. de mantequilla temperatura ambiente.
200 gr. de azúcar blanca.
la ralladura de un limón grande.
4 huevos.
200 gr. de harina.
1 sobre de levadura.
1 pizca de sal.



Precalentamos el horno a 180º.
Colocaremos las cápsulas de magdalenas en un molde para hornear magdalenas, a mi me salieron 18 .
Batiremos juntos el azúcar, la ralladura del limón con los huevos hasta que espumen y se blanqueen añadiremos la mantequilla, la harina, la levadura , la sal hasta que todo esté muy bien integrado.
Luego rellenaremos 3/4 partes de nuestras cápsulas, yo utilizo para hacerlo una cuchara de servir helado es muy cómodo.
Después espolvoreamos nuestras magdalenas con azúcar y las metemos en el horno unos 20 minutos .


El resultado es unas magdalenas esponjosas ideales para que desayunen los niños, además yo las guardo en una lata y duran varios días frescas, ero claro...si las niñas les perdonan la vida que no suele pasar porque les encantan !.

Pues con esta receta tan tradicional os deseo lo mejor para este año que empieza, y a Cocinando sabores me ha encantado participar en el reto !!! .

Bsss mil .